DOMINACIÓN Y SUMISIÓN VIRTUAL

Cuando a alguien que no lo ha sentido se le habla de D/s virtual, tiende a ser incrédulo al respecto, a considerar que eso no es algo real, sincero ni profundo por el mero hecho de ser virtual. Las formas de relacionarse han evolucionado desde hace muchos años y no hay que menospreciar las relaciones virtuales.

MaleDom

A través de internet y de las diferentes plataformas de comunicación que nos ofrece, se conoce a gente de distintos gustos, ideas y lugares (en muchas ocasiones lejanos) que de otro modo no habríamos podido conocer.

Cuando se coincide con personas que nos encajan, se van iniciando relaciones de amistad en menor o mayor grado. A lo largo de extensas charlas y con el devenir del tiempo, hay ocasiones en que te das cuenta de que has encontrado al otro lado de la conexión de internet a un gran amiga/o.

Habrá quién se pregunte si estos lazos, estas amistades, son auténticas, si los sentimientos son reales.

Cuando ocurren, son tan reales como la amistad que se pueda entablar con alguien que se ha conocido en el bar donde se toma café, por ejemplo.

El hecho de que esas personas se hayan conocido por internet no le quita valor a los sentimientos (de amistad, por ejemplo) que se puedan desarrollar.

Después ya, en función de lo que esas personas decidan, quieran y puedan, tal vez en algún momento queden para tomarse un café y verse… o no. Esas personas son quienes decidirán cómo llevan y mantienen su relación, y no tiene por qué existir contacto físico, ni tienen por qué verse físicamente para que la relación sea sincera y verdadera.

Y exactamente por el mismo motivo que se puede encontrar un buen amigo/a al otro lado de la red, también se puede encontrar a quien se sienta que se desea como Dom o sub.

Está claro que no será fácil encontrar a quien nos encaje en un lugar cualquiera de internet, pero sí es más probable en los lugares adecuados, incluso hay plataformas gráficas con grupos específicos BDSM (por ejemplo, Second Life), donde la interacción con las otras personas no es únicamente mediante chat de texto blanco sobre negro, sino que se interactúa con avatares y en diferente tipo de ambientes.

FemDom

En ningún momento se va a defender que una relación virtual sea mejor que una relación con contacto físico, en absoluto.

Está claro que las sensaciones cara a cara, la excitación de los sentidos (o la privación de los mismos): tacto, sonidos, olores, sabores… no se pueden trasmitir por la pantalla, pero en muchas ocasiones las sensaciones que sí se trasmiten pueden ser incluso más intensas que en vivo, a pesar de no tener a la otra persona físicamente al lado.

La D/s virtual no es para todo el mundo, puesto que hay personas que no son capaces de sentir nada si no tienen a la otra persona a su lado. Por tanto, no es que la D/s virtual no sea posible, sino que solo es posible y real para quien sí puede sentirla. Quien considere que solo se va a sentir realizado (como Dom o como sub) si tiene físicamente a la otra persona delante, mejor que ni siquiera trate de mantener una D/s virtual o lo único que conseguirá será frustrarse completamente.

Para quienes sí son capaces de sentir la D/s virtual, los sentimientos que se generan son muy profundos e intensos, creándose un afecto tal real y vívido como cualquier otro.

Igual que ocurriría en una relación D/s física, en la D/s virtual se puede encontrar gente con intenciones de dañar, pseudo-subs, pseudo-Doms… etc, por lo que hay que estar atentos a cualquier signo de abuso, intimidación o formas de actuar que nos incomoden.

Hay que tener la cabeza fría y no revelar información personal a la primera persona que muestre interés en querer conocernos, dominarnos, someternos, entrenarnos o guiarnos. El tiempo y el conocer despacio, sin prisas ni presiones a esa persona, nos dirá si es alguien digno de nuestra confianza para tal vez, más adelante, dar datos personales. Incluso tomando estas precauciones hay que dejarse llevar: si una relación D/s virtual te llena, disfrútala, da igual lo que piensen los demás.

En estas relaciones también existen límites y consenso, que pueden ir desde la limitación de la vida personal, horarios de contacto, intercambio o no de materiales (fotos, videos, audio, cam…etc.)… todo es pactable según se desee.

Algo muy importante para una relación D/s virtual es la absoluta confianza. Si no confías plenamente en la otra persona la relación no fluirá y se estancará, y en todo momento estarás midiendo lo que dices para no dar información que pueda ser usada en tu contra. Es necesario tiempo para conocer bien a la otra persona, hablar mucho, interactuar en diferentes campos y aspectos para poco a poco, irnos dando cuenta que realmente podemos confiar en esa persona que está al otro lado de la pantalla.

Ya se ha dicho que no se pretende decir que la relación virtual pueda sustituir al contacto físico, pero hay quienes se sienten realmente llenos y realizados con ello, con lo que no es menos real, simplemente es otra forma de disfrutar de una relación D/s. Los vínculos afectivos que se crean son tan reales, intensos, fuertes y profundos como en una relación física, si así los sienten las personas implicadas.

Las interacciones D/s virtuales son, en muchos aspectos, iguales a las obtenidas en un cara a cara. Aunque una sesión virtual no dejará moratones ni marcas, sí afectará a las emociones, sentimientos, sensaciones… de igual modo o en ocasiones con más intensidad, que en la sesión cara a cara.

Una persona dominada virtualmente puede sentirse deprimida, pisoteada, ignorada, ninguneada, triste… porque su Dom le esté “maltratando” exactamente igual que si ocurriese en una relación cara a cara.

En una relación física el sometimiento pasa muchas veces por un buen bondage y varias palmadas, el sub primero “se deja atar” y luego “no tiene más remedio” que soportar las palmadas (por ejemplo). Con una mirada, con un gesto, con un movimiento de cabeza o de mano de la persona Dom, el sub ya sabe qué ha de hacer o sabe que ha hecho algo mal y ya se “siente mal”.

En la Dominación virtual no es tan sencillo y hay que ir un poco más allá. Hay que trabajar mucho la mente del sumiso, probar técnicas de condicionamiento y de respuesta, para ir viendo y tanteando cómo va respondiendo. Requiere mucho más ejercicio mental de lo que se puede pensar. Una relación de este tipo bien cimentada puede llegar a ser más duradera y profunda que una relación física.

La evolución de la relación, las aptitudes que la persona sub va aprendiendo, cómo negociar qué se quiere, los límites, hacer controles tras la sesión, el after-care.. todo esto es igualmente necesario en una relación D/s virtual.

La persona Dom ha de ser experta en el manejo de la palabra (ya que aquí, el manejo de la fusta realmente le sirve de poco) para saber guiar al sub por el camino que sea satisfactorio para ambos.

Debe ser paciente, tolerante, sabio y sobre todo saber cuándo es momento de sacar al “Dom-Severo-y-Duro-que-además-te-gusta” y cuándo al “Dom-Comprensivo-Amable-al-que-te-rindes”.

En las primeras fases de la relación es como en cualquier otra cara a cara: hablar, conocerse, ver si se congenia, qué gusta, qué no…etc., y saber esgrimir una de las herramientas más interesantes para conocer a la otra persona: el tira y afloja de la seducción, ver cómo va respondiendo a las indirectas o a los pequeños retos que se le pueden plantear (sin ser aún tu sub).

Si hablamos de quien ya es tu sub, algunos ejemplos sencillos de seducción, que estimulan la imaginación tanto del Dom como del sub pueden ser: que el/la sub lleve puestas unas pinzas bajo la ropa mientras se está hablando, que mantenga una mano bajo sus piernas y escriba solo con la otra mano, que aparte la silla y escriba estando arrodillado en el suelo, que se dé unos azotes y luego envíe fotografías que lo demuestren…, etc. La imaginación es una de las herramientas más interesantes en una relación D/s virtual.

Dark Wishes - RLV Enabled BDSM P, Night Wish (142, 3

La respuesta psicológica es muy real y en muchos sentidos, ese mundo que se ha creado, esa relación D/s virtual, esa relación con el Dom, es absolutamente real, aunque esté siendo trasmitida por un teclado y una pantalla.

Todo esto funciona si existe FEELING con la otra persona, y se traduce en una COMPLICIDAD realmente profunda, donde con una palabra escrita, o con un silencio en la escritura de unos segundos, la otra persona sabe qué está ocurriendo, sabe qué piensa o siente el sub.

Lo importante para disfrutar plenamente de una relación D/s virtual es ser honestos y claros con quien queremos compartir esa experiencia, darnos el tiempo necesario para conocer bien a esa persona, y cuando estemos seguros de que esa persona puede complementarnos, solicitar su sumisión o pedir su Dominación (según el caso, claro).

Y ya sólo queda… ¡¡DISFRUTAR!!

5 visitantes conectados ahora
3 visitantes, 2 bots, 0 miembros
Máx. de visitantes hoy: 7 a las 01:35 am
Este mes: 47 a las 20-11-2017 11:44 am
Este año: 69 a las 08-04-2017 04:03 pm
En total: 69 a las 08-04-2017 04:03 pm
A %d blogueros les gusta esto: