RELACIONES TÓXICAS

INTRODUCCIÓN *

Trataremos de explicar a qué se denomina, hoy en día, una PERSONA TÓXICA.

Esto no es exclusivo de personas que desarrollan el BDSM, en absoluto. Personas Tóxicas nos vamos a encontrar en todas las facetas de nuestra vida, aunque tal vez, por la idiosincrasia del BDSM, aquí sea más complicado detectarlos.

personas-toxicas-2

Una persona tóxica puede ser tanto, Dominante como sub, es indiferente, y podríamos categorizar tipologías de personas tóxicas de menos dañinas a más dañinas.

  • PERSONA TÓXICA PASIVA:
    Personas victimistas, echan la culpa de todo lo que les ocurre a los que tienen alrededor, nunca son responsables de lo malo o negativo que les ocurre, siempre son los demás o las circunstancias quienes provocan ese mal.
    Se sienten siempre maltratados por la vida y abandonados por todo el mundo. Sus emociones están en manos de los demás, con lo que nunca se implican ni responsabilizan para cambiar nada. Verbalizan siempre en negativo, anticipan fracasos y se sienten unos desgraciados, ocurra lo que ocurra.
  • PERSONA TÓXICA CRITICADORA:
    Viven la vida de los demás. Su vida la sienten demasiado aburrida o frustrante como para querer vivirla, y se dedican a destrozar todo lo que es rodea. No tendrán palabras de orgullo hacia los demás, ni valoraciones positivas, ya que el hecho de que a los demás les vaya bien, potencia su frustración como personas. Siempre tienen una crítica destructiva para los otros, les conozcan o no. Incluso al intentar decir algo positivo, no pueden evitar apostillar con algo negativo: “Pues sí que ha bajado de peso…” .. apostillando ” aunque se le ha quedado la cara como la de ET”.
  • PERSONA TÓXICA BORDE:
    Están resentidos con la vida porque no han sido capaces de manejar y gestionar la suya. Todo lo interpretan por el lado negativo, a cualquier cosa o acción le ven una mala intención, simplifican y sacan conclusiones ilógicas de cualquier comentario. Viven en un continuo ataque de ira, como si el mundo entero estuviera en deuda con ellos. En general son unos cobardes y no soportan que los demás tengan éxito, basado en el esfuerzo y la fuerza de voluntad, porque estas actitudes de superación les ningunean aún más.

Cualquier persona tóxica contamina su alrededor y transmite siempre malas vibraciones, mal rollo, energía negativa.

Son personas que, en lugar de alegrarte el momento cuando están contigo, lo único que te transmiten es negatividad, sea lo que sea lo que les haya ocurrido. Jamás ven ni verán parte positiva alguna en nada de lo que les ocurra, y así, claro… lo único que te apetece es salir corriendo cuando les ves acercarse.

Y no hablamos de personas normales, que en un momento dado están pasando un mal momento y “no consiguen ver la luz”, no. Hablamos de personas que, sistemáticamente, son tóxicas.

¿Por qué caemos en las redes de una persona tóxica? *

  • Estamos en una etapa vulnerable. Por diversos motivos, puedes estar en una fase en la que eres particularmente vulnerable. Tener a alguien a tu lado (Dom, sub, pareja, amigo) sería de gran ayuda, por lo que es normal que bajes las defensas y sea más fácil que dejes entrar en tu vida a las personas tóxicas, sin darte cuenta.
  • Han alimentado nuestro ego. Las personas tóxicas son excelentes manipuladores, por lo que en un primer momento suelen mostrarse encantadoras. De hecho, es probable que se hayan introducido en tu vida diciéndote lo que deseabas oír. Al colmar alguna de tus expectativas, tu ego creció y te impidió ver la realidad, convirtiéndose en una especie de cristal a través del cual veías solo los aspectos positivos de esa relación.
  • Quieres obtener aprobación. Desear agradar a toda costa, en la búsqueda de la aceptación de los demás, suele conducir a establecer relaciones tóxicas. En este caso, la persona se da cuenta de que el otro es un manipulador pero no encuentra la manera de deshacerse de sus redes porque cree que cualquier negativa por su parte, le hará parecer descortés o le privará de la aprobación que tanto necesita.

¿Cómo reconocer a una persona tóxica? *

Cuando la persona tóxica es alguien cercano (amigo, familiar, pareja sentimental, pareja D/s), es difícil reconocerle ya que los sentimientos nos juegan una mala pasada. Sin embargo, compartir nuestro día a día con una persona así puede llegar a ser muy desgastante y, a la larga, terminará por contagiarnos su negatividad. Por eso, el primer paso para ponerle fin a ese tipo de relación, consiste en ser conscientes de que se trata de una persona tóxica.

personas toxicas

  1. Se centra siempre en el lado negativo de las cosas
    Es normal que en ocasiones miremos la vida con un prisma negativo, sobre todo cuando las cosas nos han salido mal. Sin embargo, hay personas profundamente pesimistas, que siempre ven el vaso medio vacío, que no son capaces de apreciar los aspectos positivos sino que siempre se centran en los errores y problemas. Obviamente, tener a este tipo de personas a nuestro lado puede ser desgastante y muy desmotivador porque terminaremos contagiándonos con su negatividad.
  2. Se quejan de todo. Son quejicas-negativos.
  3. Se hacen las víctimas: nada es culpa o responsabilidad de ellos. Los demás, o “las circunstancias” tienen la culpa.
  4. Nunca escucha tus problemas
    Acude a ti cada vez que tiene un problema y espera que estés siempre que te busque, pero que no está dispuesta a escuchar tus dificultades y brindar apoyo emocional. Es probable que tú le estés contando algo y termines compadeciéndote de sus problemas, otra vez.
  5. Sólo cuentan sus problemas, nunca lo positivo que ocurra en sus vidas.
  6. Ponen excusas para todo.
  7. Siempre está dispuesto a señalar tus defectos.
    La línea entre la honestidad y la hipercrítica es muy sutil y se puede traspasar con facilidad. Una persona que siempre esté dispuesta a señalar tus errores y defectos, que siempre tiene la crítica preparada, pero a la que le cueste reconocer tus logros y aptitudes, es una persona tóxica que, en vez de ofrecerte el apoyo que necesitas, minará tu autoestima y autoconfianza.
  8. Te saca de quicio a menudo.
  9. No tiene en cuenta tus sentimientos.
    La empatía no solo nos permite ponernos en el lugar del otro sino también equilibrar nuestras palabras y actitudes, para no dañar a nuestro interlocutor. Sin embargo, a la persona tóxica no le interesan tus sentimientos, por lo que no tiene reparos en pisotearlos porque su prioridad absoluta es ella misma.
  10. Te presiona para que hagas cosas con las que no te sientes a gusto.
    Esta persona siempre vela por sus intereses y recurre a diferentes métodos de manipulación para presionarte y lograr que tomes decisiones que van únicamente a favor de sus deseos, independientemente de si a ti te favorecen o no.
  11. Te llena de dudas.
    Solo son capaces de ver las dificultades y su único objetivo es sembrar las dudas. No se trata de la típica persona cauta sino de alguien que emprende la vida con miedo, que no se atreve a salir de su zona de confort y que no quiere que los demás lo hagan. Estas personas son especialistas en cortar las alas y borrar los sueños.
  12. Traspasa continuamente tus límites.
    Existen personas profundamente invadientes, que no respetan tus derechos y cruzan continuamente tus líneas rojas. Es como si siempre estuvieran tensando la cuerda, para comprobar hasta dónde puede llegar tu paciencia. Estas personas invaden continuamente tu espacio personal, te roban el tiempo, y esperan que siempre estés dispuesto a responder cuando te necesitan, si no lo haces, es probable que recurran a la manipulación emocional para hacerte sentir culpable.
  13. Nunca asume su responsabilidad.
    Una persona que nunca asume su responsabilidad, que tiene un locus de control externo, es alguien difícil de manejar porque siempre estará quejándose. Como la responsabilidad nunca es suya, siempre estará buscando chivos expiatorios en los cuales depositar la culpa, por lo que no es extraño que te conviertas en uno de ellos. Se trata de niños pequeños, personas que no han madurado y que ponen toda su responsabilidad sobre tus espaldas, haciendo que cargues un fardo que no te corresponde.
  14. Se resiste a cambiar.
    En muchas ocasiones, cuando queremos mantener determinadas relaciones, nos vemos obligados a cambiar, es un proceso normal a través del cual nos adaptamos al otro. Sin embargo, en una relación, es necesario que ambos cambien, que cada cual recorra una parte de la distancia que le separa del otro. Si una de las personas nunca está dispuesta a dar su brazo a torcer y no quiere cambiar, o ni siquiera lo intenta, entonces es mejor dejar de lado esa relación porque no existe compromiso ni voluntad para que la relación funcione.

Algunos consejos para tratar a personas tóxicas, tanto si son Doms como si son subs: *

  • Si te tiene “amargado” porque sólo habla de sus problemas, y el “pobrecito de mi” es el monotema, no pregunta cómo te va a ti, ni que tal ese… nuevo proyecto que estás empezando o lo que sea, además, de los consejos que le das, siempre se escuda en “no voy a saber” o cualquier excusa parecida, para no tomar la responsabilidad de intentar hacerlo y cambiar.
    A esta persona hay que PARARLE, decirle que YA BASTA, que tiene que tomar las riendas de sus asuntos, que quejarse está bien para desahogarse, pero que ha de ACTUAR.
    Estas personas se acostumbran a llamar la atención con sus desgracias (que las ven en cualquier cosa) y tienen a todo el mundo en vilo y pendientes de ellos. Eso sí, luego son incapaces de responsabilizarse y actuar y optan por el camino fácil: de nuevo “pobrecito de mi”, de nuevo “llorar”.
    A estas personas se les debe decir que estaremos encantados de ayudarle, SIEMPRE Y CUANDO se movilice y actúe para cambiar su vida, sus circunstancias, su sentimiento de soledad… lo que sea, pero que hasta entonces YA no quieres oír ni una sola palabra más del asunto.
    Si se enfada, tiene dos problemas. Además, estate seguro que no le prestas ninguna ayuda si alimentas esa conducta y actitud QUEJICA, seguirá siendo un PARÁSITO toda su vida.
  • Criticará de forma vehemente a personas que no están presentes y que tendrán la “culpa de sus males”. Dile que si alguien tiene la culpa de sus males, lo hable con esa persona, pero no a sus espaldas.
    Si se enfada, es su problema. Es más importante ser ético y buen amigo, que evitar un conflicto con alguien tóxico.
    En cualquier caso, seguro que si no es por este motivo, encontrará otro para enfadarse contigo. Es muy difícil tener contento a alguien así, a no ser que claudiques en absolutamente TODO lo que ellos quieren.
    Cuando esa persona tóxica se dedique sólo a hablarte de problemas, hazle que piense en soluciones.
  • Llegará incluso a faltarte el respeto, y cuando le llames la atención sobre eso, su respuesta será “no pretendía decirlo así, me entendiste mal”. Esta forma de escudarse será muy habitual.
  • Si, tras tus reiterados intentos de que esa persona deje de ser tóxica, tus esfuerzos no dan frutos, lo único que te queda por hacer es ALEJARTE de esa persona, o terminarás hundido en el mismo pozo sin fondo, te amargará los días, te quemará la existencia y… no volverás a ver “brillar el sol”, sino que “el sol lo quemará todo”.

¿Que es posible que nos duela alejarnos de esta persona? Pues sí, es posible, porque además ya se habrá encargado de “darnos mucha pena”.

Pero es la única solución si la situación no se encauza. Es… como quitarse un grano, duele, pero hay que hacerlo.

5 visitantes conectados ahora
3 visitantes, 2 bots, 0 miembros
Máx. de visitantes hoy: 7 a las 01:35 am
Este mes: 47 a las 20-11-2017 11:44 am
Este año: 69 a las 08-04-2017 04:03 pm
En total: 69 a las 08-04-2017 04:03 pm
A %d blogueros les gusta esto: